GUÍA PARA COMPRAR TU MOCHILA PORTABEBÉS

Ahora que te has decidido por la compra de un portabebés, te das cuenta de la gran variedad de marcas, modelos e, incluso, tipos de portabebés que existen en el mercado. Tienes la cabeza hecha un lío y ya no sabes qué te están contando de la posición de la ranita, que si ergonomía por aquí y por allá, que si tejido transpirable, etc, etc…

¡No te preocupes! Yo también pasé por esa fase y descubrí un mundo nuevo que desconocía y que me apasionó. Por eso, te ayudaré en el proceso de decisión, dándote información clara y concisa de los puntos más importantes a la hora de elegir tu nuevo portabebés. Te garantizo que cuando termines de leer esta guía tendrás clarísimo qué tipo de portabebés necesitas y sabrás cuál es la mejor mochila portabebés que se adapta a tí y a tu pequeño.

Si tras toda esta información aún tienes dudas, contacta conmigo y te ayudaré de forma gratuita.

Preguntas esenciales para elegir tu portabebés

¿Quién lo usará?

En primer lugar, debemos pensar en quién usará el portabebés. Si serás tú o serás tú y tu pareja(o la abuela, o cualquier otra persona). Si es solo para ti, puedes enfocar la búsqueda en tu comodidad, y en las características de tu bebé. Ten en cuenta la anchura y el acolchado de las tiras para los hombros, así como de la cinta para la espalda y cintura. Deben estar diseñadas para distribuir por igual el peso del bebé, evitando lesiones y cansancio.

Si lo van a usar varias personas, deberás tener en cuenta la facilidad de adaptar el portabebés a diferentes envergaduras. Fíjate bien en la facilidad de ajuste de sus correas, ya sean mediante velcro, hebillas u otros sistemas. 

 ¡Y no olvides el color! Si no lo va a usar solo una persona, piensa en un color que sea unisex o que guste a todo el que lo vaya a usar.

Como escoger una mochila portabebes

¿Necesitarás ponertelo sola/o?

Con un poco de práctica, podrás ponerte tu portabebés sin ayuda de nadie, pero hay algunos que necesitan de más habilidad que otros. Yo te recomiendo que elijas uno que sea fácil de usar desde el principio. Idealmente que estén pensadas para poder colocarlas con una sola mano, e incluso, diseñadas para poder introducir a tu bebé en la mochila mientras duerme, sin despertarlo. Nuestro tiempo es muy valioso y aún más en los primeros meses de nuestro bebé.

¿Cómo lo usarás?

Piensa en cuándo, dónde y lo a menudo que usarás tu nuevo portabebés. ¿Será para largas caminatas o para ir a la compra? ¿Necesitarás guardar otros objetos en tu portabebés? ¿Planeas amamantar a tu bebé desde el portabebés?

Si quieres ir de compras con tu portabebés, busca uno que no sea muy voluminoso y que sea fácil de guardar. Ten en cuenta también el tiempo donde vives, algunas mochilas portabebés pueden ser demasiado calurosas para ciertas zonas. En estos casos busca tejidos nobles y ligeros. Es importante que te fijes también en que sea fácil de limpiar. Los niños, inevitablemente ensucian, y será de gran ayuda contar con una mochila portabebés que puedas meter en la lavadora.

¿Desde cuándo planeas usar tu portabebés y por cuánto tiempo?

Una vez que tengas claros los puntos anteriores, esta pregunta es la decisiva para elegir el tipo de portabebés que necesitas. ¿Pretendes usarlo desde el nacimiento de tu bebé? (lo puedes sacar del hospital en él, si así lo deseas). O por el contrario, ¿prefieres esperar unos meses a que tu hijo sostenga la cabecita?

Así mismo, es importante valorar por cuánto tiempo deseas utilizar tu portabebés. Si únicamente lo queremos para la época más temprana del bebé, podemos decantarnos por mochilas como las Caboo, que están centradas en el recién nacido. Están pensadas para practicar el “piel con piel” hasta al menos los 8 meses.

A partir de ahí, si queremos seguir porteando, deberíamos pensar en adquirir una mochila como la Boba 4G, por ejemplo. Más acolchada y pensada para bebés de mayor tamaño.

Si tu intención es portear desde recién nacido y que te dure mucho tiempo (hasta los 20 kg!!), no puedo más que recomendarte la que yo más he usado y de la que puedo dar mejores referencias: la mochila evolutiva Ergobaby Adapt.

Porteo

Clasificación de tu portabebés por edades

Portabebés evolutivos

Estas mochilas nos permiten portear a nuestro bebé desde su nacimiento hasta los 3 años. Si lo que buscamos es un portabebés que nos dure el mayor tiempo posible, que sea ergonómico y práctico, esta opción es la más recomendable. Este tipo de mochilas se adaptan al crecimiento de tu pequeño, sin necesidad de adaptadores ni otros accesorios.

Como anteriormente te he indicado, la Ergobaby Adapt es una opción magnífica si buscas un portabebés para usarlo desde el nacimiento hasta más allá de los 3 años.  Su capacidad para adaptar el asiento de la mochila al tamaño del bebé, la convierte en una de las opciones más interesantes del mercado. Si a esto le sumamos su ligereza, transpirabilidad, sencillez de uso y comodidad, estamos ante una gran inversión.

Otra opción muy interesante son las Isara, que confeccionadas en algodón orgánico, son unos portabebés suaves, frescos y muy adaptables, que nos durarán toda la época de porteo de nuestro bebé.

Por último, si lo que buscas es un portabebés barato, pero que te ofrezca una larga vida útil, la Amazonas Smart Carrier es una buena opción. No posee la calidad de acabados que ofrecen otras marcas, pero  por pocos euros tendrás una mochila ligera, fresca y que respeta la ergonomía de tu bebé.

Portabebés para recién nacidos

No todos sirven para todas las edades. Para los más pequeños son recomendables las mochilas frontales, o los portabebés tipo fular o bandolera. Deberemos comprobar el rango de peso permitido en cada caso para utilizar el portabebés con seguridad.

Cuando pensamos en bebés recién nacidos, es importante prestar especial atención a los materiales con los que está confeccionado nuestro portabebés. Los tejidos nobles son los más recomendables en estos casos. La delicada piel de tu bebé, te lo agradecerá.

Un bebé de menos de 4 meses aún no puede sostener la cabeza por si mismo y requiere nuestra atención constante. Un portabebés nos permite solucionar este punto y a la vez mantener contacto directo con nuestro bebé, favoreciendo el vínculo entre madre (o padre) e hijo.

Algo importante que debes conocer es que todos los bebés nacen con las piernas arqueadas (posición de ranita o posición en M), debido a su posición en el útero. Por eso, es mucho más cómodo para ellos mantener esta postura, además de ser perjudicial mantenerlos con una postura que no es la natural para un recién nacido. Esta es una de las razones de que te recomiende que elijas un portabebés que sea ergonómico.

Para los primeros meses son muy recomendables los fulares, poniendo especial atención en los que son elásticos por su facilidad de uso y capacidad de repartir el peso por hombros, espalda y cadera.

Para los más pequeñines, yo te recomiendo los portabebés Caboo, pues están hechos en tejido de fular elástico y se adaptan perfectamente al bebé y su portador. Vienen ya pre-anudados, por lo que son muy fáciles de ajustar (como el que se pone una camiseta). Son adaptables, cómodos, aportan suavidad a nuestro bebé y evitamos el tener que aprender los nudos necesarios para estos tejidos.

Puedes elegir entre varios tipos de Caboo:

  • Las Caboo Organic, confeccionadas en algodón orgánico. Es suave y ligeramente elástico para mayor comodidad. Combina la versatilidad de fular y la practicidad de una mochila tradicional.
  • Las Caboo Algodón, hechas con algodón convencional. Nos ofrecen las mismas características que la anterior, con un precio aún más ajustado.
  • Las Caboo NCT o Lite, aún más económicas, aportan una transpirabilidad adicional, gracias a su tejido de malla especial.

Otra marca que te recomiendo para tu recién nacido son las Marsupi. Nos dan ergonomía, facilidad de colocación y ligereza. En especial, la gama Breeze, por su ligereza y tacto (están compuestas por lino en gran porcentaje).

El único inconveniente de estos portabebés es que se quedarán pequeños muy pronto, pero si buscas algo que te dure hasta los primeros 6-8 meses, ve a por un Caboo o un Marsupi.

Portabebés para niños de 6 meses en adelante

Con 6 meses, nuestro bebé ya podrá controlar su cabecita y algunos ya serán capaces de mantenerse sentados. Esto nos da mayor rango de portabebés entre los que elegir. Deberemos tener en cuenta el uso que le vamos a dar para decantarnos por uno u otro. Tenemos:

         Mochilas ergonómicas. Son la opción más práctica y fácil de usar. No necesitamos aprender ninguna técnica de anudado, el acolchado nos ofrece mucha comodidad y tenemos una variedad enorme en el mercado.

Como ya sabes, yo recomiendo especialmente los de la marca Ergobaby. Es una marca que cuando yo empecé a usar aún no era muy conocida, pero que se ha hecho con un merecido hueco en el mercado. Tienen una gama amplísima para elegir.

Mi portabebés hasta el día de hoy es la Ergobaby Adapt. Me encanta su facilidad de uso, la calidad de los materiales y tengo la seguridad de que mi bebé tiene en todo momento la postura correcta.

Otras que te recomiendo sin duda, son la Tula o la mochila Boba 4G. Dos portabebés de gran calidad, con un periodo de uso amplísimo, cómodas, sencillas de usar y cumplen los requisitos ergonómicos de sobras.

         Mei Tais, que nos aportan frescura, al carecer de acolchados. Se pueden utilizar en varias posiciones y se ajustan según el tamaño del porteador. Es un portabebé ergonómico de origen oriental. Es similar a una mochila, peros se ajusta mediante nudos sencillos. Es una opción a medio camino entre la mochila y el fular.

Dos muy buenos Mei Tais son el Amazonas y el Amarsupiel. Ambos muy ligeros y fáciles de usar. Como todos los que os recomiendo, son totalmente ergonómicos y confeccionados con materiales orgánicos. 

         Fulares, que nos aportan comodidad tanto para el bebé, como a su porteador. La suavidad de su tejido es otro punto a su favor, aunque pueden resultar complicados, si no tenemos práctica con los nudos necesarios para su colocación. Son recomendables si vamos a hacer porteos largos.

Los fulares que más me convencen son los Cuddlebugs, Mipies, y por supuesto los de la marca Boba.

ERGONOMÍA

La ergonomía es un factor muy importante a la hora de elegir nuestro portabebés, pues esto marcará la diferencia entre un producto que nos ofrezca la seguridad y comodidad esperadas. Es importante tener en cuenta varios aspectos, pues hay ciertas marcas que nos pueden inducir a engaño.

En primer lugar debemos observar la posición del niño en su portabebés. No debe de quedar colgado apoyando su peso en sus genitales y pelvis, pues es perjudicial para su desarrollo y seguridad. La posición correcta es la conocida como “de M” o “de ranita”, donde las rodillas quedan algo más elevadas que el trasero de nuestro bebé. Cuando forzamos, mediante un portabebés no ergonómico, la espina dorsal del bebé en una postura que no es la natural, la presión en la zona baja de la espalda puede ser insoportable para tu bebé. Por eso ocurre que no quieran estar mucho tiempo en ciertos portabebés (no ergonómicos), y los papás que no conocen este punto, lo achacan a que simplemente no le gusta estar ahí. Probad un portabebés ergonómico y vuestro bebé estará encantado de la cercanía y calidez que le aporta.

En segundo lugar, en los primeros meses del bebé, es recomendable que vaya orientado hacia el porteador, es decir, pecho con pecho. De este modo conservaremos la curvatura natural de su columna y favorecemos el contacto madre (o padre)-hijo, dando seguridad al pequeño y protegiéndolo de la sobre-estimulación.

Por último, la ergonomía también va orientada hacia la persona que portea. Un buen portabebés, reparte de forma equilibrada el peso entre hombros, espalda y cadera. Y da la sensación de ir abrazando al bebé, no cargando con él.

Mochilas portabebes apta para recién nacidos

¿Cuál es el mejor portabebés?

La pregunta clave

Está claro que si estás leyendo todo ésto es porque quieres comprar el mejor portabebés para tu pequeño. Y la verdad es que es complicado dar una respuesta universal para esta pregunta, pues depende de muchas circunstancias individuales que hay que valorar en conjunto. Sin embargo, yo hasta el momento no he probado ninguna mejor que la mochila Ergobaby Adapt. Por tanto, si una amiga me pidiese mañana que le recomendase solo una mochila ergonómica, esa sería mi respuesta.

 Sus características hablan por sí solas: posibilidad de usarla desde el nacimiento del bebé sin cojin adaptador, nos durará hasta más allá de los 3 años, ajustes sencillísimos, totalmente ergonómica, materiales de alta calidad lavables a máquina, permite varias posiciones de porteo y un sin fín más de bondades.

No obstante, como no todos los portabebés son idóneos para todos los bebés y todas las situaciones, os invito a echar un vistazo al apartado de nuestra web donde desglosamos los mejores portabebés, separados por varias características. 

Y como te dije al principio, si tras todo esto sigues teniendo dudas, envíame un mensaje y estaré encantada de poder ayudarte en tu elección.

Deja un comentario